Si existe una verdad absoluta es que París, la capital francesa por excelencia, rebosa encanto en cada uno de sus rincones. Esta vez, pasamos un día en uno de sus barrios más emblemáticos, conocido por su gran amor al arte. Hablamos de Montmartre.

PRIMERA PARADA:
LA PLACE DES ABBESSES

El cielo está cubierto de nubes, presentando así, la ocasión perfecta para vestir prendas relajadas y atemporales para conseguir un look sencillo y desenfadado.

Jordan lleva un outfit relajado y pensado para explorar la ciudad desde todo lo alto. Una vez arriba del todo, las vistas son infinitas.

Bonne balade!

Nos adentramos en el corazón del barrio de Montmartre para seguir descubriendo la magia que se respira entre sus calles y visitantes.

Hacemos una parada para admirar el frenesí continuo y lo hacemos con prendas pensadas para sentirse cómodo sin perder la esencia de uno mismo. Jerséis y chalecos combinan a la perfección en esta ocasión.

L’ART DE FLÂNER

La ciudad sigue cubierta por una tenue niebla dejando el gran ajetreo atrás y dando paso a sus pequeñas calles llenas de autenticidad.

Las temperaturas caen y el frío invade la ciudad. Es el momento de lucir un outfit invernal combinando capas y tonalidades propias de la estación.

Notre coup de coeur finale!

Y llegamos al destino final: Place du Tertre, conocida como “La plaza de los pintores”, un lugar único donde conviven el arte y estilo bohemio a partes iguales.

Sin embargo, siempre nos quedamos con ganas de más, aunque nos reconforta saber que…

SIEMPRE NOS QUEDARÁ PARÍS